Categorías
Detrás de la cámara

La decepción de la lavanda

Los campos de lavanda en la Provenza

Cuando llega el verano, los campos de lavanda empiezan a florecer y a mostrar esos colores violetas, magentas, morados y lilas. Estas plantaciones son el marco ideal para muchos fotógrafos, tanto de paisaje como de retrato, que acuden a fotografiar los campos de lavanda distribuidos por toda la Provenza. El período de floración depende del campo y del año en particular, pero suele producirse entre mediados de Junio y mediados de Julio, acabándose con la recolección a finales de este mes.

La Provenza francesa es uno de los mayores exponentes de estos campos ya que la zona es famosa por el cultivo de distintas plantas aromáticas, entre ellas la lavanda, con las que posteriormente se elaboran jabones, perfumes, aceites y otros productos de agradable olor.

Cómo hice esta foto

Esta fue la primera parada en nuestro viaje antes de empezar la ruta por Italia de este verano. Teníamos solo una noche en la zona y tratamos de aprovecharla saliendo a fotografiar tanto el atardecer como el amanecer.

Y ahora empieza la decepción de la que hablo en el título. Para «asegurar» el tiro en nuestra primera visita a la zona, nos dirigimos al lugar más famoso de Valensole, fotográficamente hablando. Se trata de el campo de lavanda Angelvin (puedes buscarlo hasta en Google Maps), el cual tiene este árbol tan solitario que ves en mi foto.

Pues bien, a parte de este árbol y esta perspectiva, el campo no tiene mucho más. A pesar de ser uno de los más turísticos (o quizá por eso), solo tiene esta foto «instagramera» y está lleno de fotógrafos en esta época del año. Si quieres investigar un poco el encuadre y buscar alguna perspectiva diferente, ya vas tarde. A las 5-6 de la tarde ya hay una cola de fotógrafos que tienen plantado su trípode y pensado su encuadre para hacer la foto al atardecer (a eso de las 9 p.m.).

Hasta aquí más o menos me lo podía esperar ya que me había informado al respecto. El problema es que al día siguiente a las 5 a.m. con el encuadre ya pensado, me encontré otros 10 fotógrafos. Habían madrugado aún más, ya estaban plantados en el sitio y me iban a estorbar relativamente para mi foto pensada😅​.

Por suerte o por desgracia, este árbol que veis en la foto no es tan solitario. Hay otro a la derecha que pareció llamar la atención de muchos y así en mi encuadre «solo» había 1 fotógrafo enmedio. Eso sí, habría que tirar de bastante Photoshop en la edición, tanto para borrar al fotógrafo como el árbol (otro engaño de las redes sociales en el que caí). Al final el tipo se fue pronto y pude sacar una foto limpia, así que en esta toma «solo» he borrado el árbol que quedaba tocando el marco derecho de este encuadre.

La sobrepoblación de fotógrafos es algo con lo que tenemos que vivir en estas localizaciones tan típicas y temporales. Así que no me decepcioné exclusivamente por eso. Fue una suma de las pocas posibilidades de encuadres en ese campo, la idealización que tenía yo de ese lugar, el árbol secundario del que no había oído hablar y la mala suerte que tuvimos con un cielo totalmente plano, que me diluyeron un poco el entusiasmo.

Quería escribir todo esto para hacer justicia al título de esta sección de mi web, Detrás de la cámara). Así, quería explicar lo que uno se puede encontrar en esas localizaciones típicas y clásicas de las fotos de portfolio de todos los grandes fotógrafos. No es oro todo lo que reluce, así que quedas avisado si tenías intención de fotografiar estos campos de lavanda. Si quieres puedes compartir tu experiencia en este tipo de lugares en la caja de comentarios de este artículo.

El año que viene probaré suerte en otra localización 😉​.

Datos sobre la fotografía

EXIF: 100 mm | f/22 | 1/8″ | ISO 100
📷 Canon EOS R
🔎 Canon RF 100-400mm f/5.6-8
📍 Valensole, Francia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *